Preocupado y ocupado por la gestión de la nueva escuela: recursos y reflexión

Archivo para febrero, 2013

Reflexiones sobre Marketing Educativo

He estado en Eduketing, Congreso Internacional de Marketing Educativo.

  • ¿Qué es esto de mezclar Marketing y Educación? ¿Estamos hablando de mercantilizar un servicio tan básico?

Según datos del INE, en la Comunidad de Madrid la tasa de nacimientos ha descendido tanto como indica la tabla. Datos parecidos se extraen para las demás comunidades autónomas, salvo Asturias. Este dato permite afirmar que, con un centro educativo en España por cada 1467 habitantes (dato de José Luis Pastor en Eduketing), es previsible que se imponga una reducción de unidades y centros en casi toda nuestra geografía.

Madrid

2011

11,303811

2010

11,618619

2009

12,055786

2008

12,615030

2007

12,244117

2006

12,011009

2005

11,797578

2004

11,976845

2003

11,888714

2002

11,483281

2001

11,162822

2000

10,826358

1999

10,079228

1998

9,558241

Tasa bruta de natalidad; Comunidad de Madrid (nacimientos por cada 1000 habitantes).

Fuente INE

Este dato permite varias conjeturas:

Conjetura 1ª. Los gestores públicos saben que tienen que aguantar una temporada el tirón de sus decisiones restrictivas hasta que caiga por su propio peso una disminución del sector público y concertado. El privado no les quita el sueño. ¿Cuánto tiempo? Yo diría que tres años desde que las criaturas nacen hasta que ocupan una plaza en la no obligatoria pero casi universal educación infantil de segundo ciclo. Tenemos un trienio para ponernos las pilas.

Conjetura 2ª. Esto generará “actitudes supervivientes” en muchos centros educativos que estén dispuestos a casi-lo-que-sea para salir adelante. Con peligro claro de instrumentalización de la educación de sus alumnos puesta al servicio de dicha supervivencia institucional. Mi impresión es que sobrevivirán. Menudos somos los grupos humanos cuando nos ponemos a salvar el pellejo. ¿A qué precio?

Conjetura 3ª. Habrá muchos centros que despierten demasiado tarde a esta situación y se queden anclados en dircursos válidos cuando tenían una demanda natural muy fuerte por el peso de la demografía. O que no se sientan con fuerzas para renovar todo aquello que lo necesite. Si además estorban al poder público, mi impresión es que sufrirán mucho. Públicos o concertados.

Conjetura 4ª. Habrá quien comprenda la necesidad de actualizar la esencia de nuestra actividad: la experiencia educativa del niño o la niña. Y se pongan manos a las obra (ya los hay y muchos, afortunadamente). Y, además, cuiden la transparencia en la comunicación de esa experiencia. Y la compartan, y la adapten a su realidad, y sean ágiles. Y se procuren un personal, especialmente un profesorado, comprometido con su proyecto educativo. Si tienen (tenemos) demanda, mi impresión es que sobreviviremos. Pero aún queda un buen trecho. Concertados o públicos, por cierto.

Volviendo a la primera cuestión: ¿mezclamos churras con merinas cuando hablamos de educación y marketing? , Posiblemente dependa de cómo lo enfoquemos. Vender educación a costa de los educandos puede dar lugar al fin de dos especies. Pero aprovechar lo que nos puede aportar lo que se sabe desde el marketing sin perder la referencia de qué y cómo queremos educar(nos), puede ayudarnos a conseguir la calidad de la pura lana virgen. La que han dado las churras y merinas cuando se han combinado sabiamente.

Desde la conjetura 4ª, mi próximo post.

Anuncios